15 may. 2010

La verdad

"supongo que hay gente que como no tiene vida para escribir, escribe la de otros", dijo Cielo en una nota sobre éste blog, en la que ella desmiente que yo soy Jari, que Jari se llama Jari, que Jari usa blogspot y otras cosas más.

Cielo, vos también escribiste la historia de otra persona, aunque con su consentimiento. Así que en esa oración pifiaste un poco. Y, como bien terminé el final de la entrada anterior, todos tenemos un poco de Jari, más allá del nombre, de su historia, de que es alguien que en mi vida no significa nada... Creo que fue más bien un malentendido.

En la primer entrada me agarré de la idea de ser Jari, del concepto, sin embargo finalicé con una oración en la que dejo en claro que TODOS SOMOS JARI, que todos vivimos de chubasco en chubasco. Perdonen si se equivocaron, si creyeron que yo era Jari de la que Cielo habla en Chubasco. No quiero joder a nadie. Quiero contar mis vivencias, que tienen algo de las de Jari, pero a la vez son totalmente diferentes.

Bueno, quería aclarar todo porque llegó a un punto que ya me resultaba molesto. Tal vez debería cambiar el nombre del blog porque genera confusión, pero ya no puedo cambiar el nombre de la página, sin embargo sí voy a cambiar el título. Pido disculpas si se generaron confusiones.

Ahora: Gira. Es que no puedo parar de dar vueltas.

8 may. 2010

Preguntas y afirmaciones equivocadas

Tenía guardada otra entrada para subir, una confesión; algo que jamás conté a nadie, sin embargo los comentarios terminaron por distraerme. ¿Por qué si escribís tan bien no fuiste vos la que contó tu historia? La verdad, nunca fui buena escribiendo y tampoco así me considero.

Después, las afirmaciones erróneas. Esas oraciones que finalizan con punto pero que guardan más inseguridad que una pregunta con un millón de signos incógnitos. Dicen que no soy Jari, que estoy mintiendo... no me interesa afirmar que lo soy, pueden pensar lo que quieran, yo sé muy bien quién soy, y además por haber vivido tanto tiempo a través de un blog (como fue en aquellos tiempos oscuros), sé que hay muchas mentiras, que muchos dicen ser quien ni siquiera se aproximan a ser... Sin embargo, queda en ustedes creer.

Además, ¿qué es un nombre al lado de una vivencia? ¿qué diferencia hay si en mi documento dice Jari o dice fulana? Las etiquetas fueron las que me llevaron a caer, entre otras cosas. No importa quién es cada uno, si no cómo es.

Jari o no Jari, este blog es mi historia. Sufrí como Jari de la que habla Cielo. Pero soy otra Jari. Otra, parecida, pero diferente. Otra al fin.

15 abr. 2010

Chubasco

Más allá de que éste es el título de la historia que habla sobre mí y que ya está en mano de miles de chicas, gracias a Cielo, nunca sentí que una palabra me identificara tanto.

Mi vida es un chubasco, todo lo que me pasó fue como un chubasco. Cada hecho pasó tan rápido y con tanta intensidad que fue casi imposible darme cuenta hasta que las consecuencias me estaban golpeando. Mi vida se me fue de las manos, se me escabulló como agua. Y hoy, acá, sentada en un sillón, puedo estar escribiendo ésto, tratando de tomar consciencia del agua que cayó y de los truenos que me golpearon un poco.

Nunca pensé que tanto había para escribir sobre mi vida, nunca me di cuenta de la cantidad de sucesos que tuve que sufrir, llorar, aprender a superar para después crecer. Hasta que agarré el libro y lo leí. Y dije: yo también tengo algo para decir, gritar, llorar. Pero ya lo habían hecho por mí. Cielo. Nunca un nombre tuvo tanto que ver con una persona. La dulce cielo, celestial, angelical, una persona a la que le debo todo.

Ahora, que tomé consciencia de lo que viví, de que sí viví, de que mi vida no fue en vano, de que algo pasé, de que tengo algo para contar, quiero poder escribirlo. Aunque sea acá, aunque nadie lo lea, aunque muchos crean que Jari es un personaje ficticio o que la mitad de las cosas son inventadas.

Porque, al fin y al cabo... Todos somos Jari. Todos vivimos de chubasco en chubasco.